Legalizar su firma

Si usted se encuentra en el extranjero y tiene la nacionalidad holandesa, la embajada o el consulado de los Países Bajos pueden legalizar su firma, en determinados casos. Para ello, usted estampa su firma en su documento, en presencia de un empleado consular.

Hay ocasiones en que puede necesitar una legalización de su firma. Por ejemplo, para otorgar un poder para la liquidación de una herencia. O para gestionar la venta de una casa.

¿Cómo se legaliza una firma?

Su documento ha sido redactado en neerlandés, inglés, francés o alemán. Si su documento no está redactado en uno de esos idiomas, necesitará un traductor jurado para que se lo traduzca. Si el traductor ha prestado juramento profesional fuera de los Países Bajos, también deberá hacer legalizar la traducción.

La firma debe estamparla usted personalmente en el documento, durante su cita en el consulado o embajada. La legalización de una firma no se puede gestionar por correo. La legalización confirma que su firma es auténtica. No dice nada sobre el contenido o la validez legal del documento.

En ocasiones, la embajada o el consulado consultan primero con el Ministerio de Asuntos Exteriores en los Países Bajos si es posible legalizar una firma en un documento.

Preparar la gestión y hacer una cita

Primero, pregunte si la instancia para la cual necesita usted el documento (por ejemplo, su banco, un notario o un ayuntamiento) acepta una firma legalizada por una embajada o consulado.

Puede hacer una cita en una embajada o consulado en su región. Si tiene alguna pregunta, póngase en contacto a través del formulario de contacto.

Cuánto debe usted pagar

Puede consultar los costes de una legalización de su firma en las tarifas consulares.

Qué debe llevar consigo

Acuda personalmente a la embajada o consulado y lleve consigo:

  • El documento en el que quiere estampar su firma.
  • Un pasaporte holandés o un documento de identidad holandés en vigor.